PUBLICIDAD

¿Colesterol alto en la infancia?

Mi nieto cumplió 11 años, pero ya tiene el colesterol alto. No come mucha comida rápida y hace bastante deporte. ¿Puede ser esto algo hereditario, en ese caso, es común que aparezca en una persona tan joven?

Mayo Clicnic responde: El colesterol alto, sin duda, puede en algunas personas ser genético y aparecer a temprana edad. Aunque su nieto no pueda hacer nada respecto a los genes, sí puede implementar cambios en el estilo de vida que ayudan a controlar el colesterol.

El colesterol es una sustancia cerosa que está presente en las grasas, los lípidos y la sangre. Se transporta por la sangre fijado a las proteínas, y esa combinación de colesterol y proteínas se conoce como lipoproteína. Posiblemente usted haya escuchado acerca de diferentes tipos de colesterol, los cuales dependen del tipo que transporta la lipoproteína. La lipoproteína de baja densidad, o LDL, se conoce a veces como colesterol malo. El colesterol LDL se acumula en las paredes de las arterias, La lipoproteína de alta densidad, o HDL, se considera el colesterol bueno y recoge el exceso de este para devolverlo al hígado.

Si bien el cuerpo necesita algo de colesterol para producir células sanas, tener alto este lípido puede aumentar el riesgo personal para enfermedad cardíaca. Particularmente un nivel elevado de LDL, puede conducir al desarrollo de depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Al final, esos depósitos pueden dificultar la circulación sanguínea por las arterias. Cuando eso ocurre, es posible que el corazón no obtenga tanta sangre rica en oxígeno como necesita, y eso aumenta el riesgo de un ataque cardíaco. Este síntoma tiende a ser un mal de familia y la genética desempeña una función en el riesgo personal de desarrollar este resultado.

Cuando un joven —como su nieto— tiene alto el colesterol, las primeras medidas para ayudar a controlarlo implican hacer cambios en el estilo de vida. En este caso el niño ya hace deporte, por eso debe continuar con esas actividades, con el propósito de hacer 30 minutos diarios de ejercicio.

Ingerir una alimentación sana también es importante para controlar el colesterol. Por ello, trabajar con un especialista en dietética puede resultar muy útil. Un dietista puede valorar los hábitos alimentarios de su nieto y recomendar cambios como, por ejemplo, evitar aquellos alimentos procesados que contienen gran cantidad de grasas saturadas y azúcares. El dietista también puede ofrecer ideas respecto a otras alternativas alimentarias sanas y recetas para toda la familia.

En algunos casos, estos cambios en el estilo de vida no bastan para mantener a raya al colesterol y se necesita un medicamento para bajarlo a un nivel sano.