domingo, abril 18, 2021
Literatura

Günter Grass, La caja de los deseos

la-caja-de-los-deseosEl premio Nobel de Literatura de 1999 conmocionó a Europa en el 2006 con el lanzamiento de sus memorias de juventud Pelando la cebolla, a través de las cuales reveló que, durante la Segunda Guerra Mundial, se ofreció como voluntario para servir en las Waffen – SS, una organización militar hitleriana que, al término del conflicto, fue condenada por su participación en atrocidades y crímenes de guerra. Alfaguara publica este mayo en Colombia su controversial confesión.

En esta primera parte de su autobiografía, Grass escribió: “Hace décadas que me negaba a reconocer esa palabra y la doble S. Lo que en los estúpidos años de mi juventud había aceptado con orgullo se transformó después de la guerra en una creciente vergüenza que quería silenciar. Pero el peso se mantuvo y nadie lo pudo aliviar.”

En Pelando la cebolla, el Nobel alemán también describe el proceso que vivió hasta convertirse en un escritor de renombre con la publicación de “El tambor del hojalata” y retrata las personas que, de una forma u otra, fueron componiendo las memorias de su vida.

Ahora, en La caja de los deseos, su nueva entrega autobiográfica, Grass se centra en las difíciles relaciones que mantiene y ha mantenido con sus ocho hijos, sobre lo molesto que a ellos les ha resultado tener un padre famoso. “Sin embargo, nadie quiere presentarse como perjudicado, ni mucho menos como víctima de la fama paterna”. Y por supuesto, trata la manera como poco a poco ellos fueron comprendiendo lo que significaba para su padre “quitarse de encima lo que tenía adentro: un libro tras otro”.

“Es un acto de padre, y fue posible, fue deseable, y fue fructífero: reunir a los hijos de madres distintas… Y luego vino este encuentro: todos crecieron en ambientes muy distintos, en familias muy distintas. Fue importante juntarlos (…) Si estoy orgulloso de algo, aparte de haber escrito algún libro o de haber hecho algún dibujo o alguna escultura, es de tener ocho hijos y ya diecisiete nietos, que están reunidos en un gran conjunto que es la familia”, le dijo Grass a El País de España a propósito de La caja de los deseos.

Y concluye: “Las relaciones con mi padre, que describo en Pelando la cebolla, fueron más bien conflictivas, difíciles. Cuando yo era joven me consideraba, y tenía toda la razón del mundo, como un personaje absolutamente loco por escoger la profesión de artista en tiempos tan complicados, tan revueltos, como aquéllos. Pero luego, cuando me hice un personaje público y adquirí cierta reputación ya no nos peleamos en absoluto… Ahora me resulta más fácil mirarlo con ojos más comprensivos; él era consciente de que era realmente muy difícil en aquellos tiempos hacerse artista, y además era muy posible el fracaso. Quizá no me entendía muy bien, pero representaba una actitud de cariño hacia mí. Por eso ahora lo puedo enjuiciar con más tolerancia y más comprensión”.

Günter Grass, nacido en 1927 en Dánzig, se hizo escritor después de haber recibido una sólida formación como escultor y dibujante. Su obra comprende poemas, dramas y, sobre todo, novelas. El tambor de hojalata (1959; Alfaguara, 1978) es una de las obras maestras de la literatura europea y, como arquetipo de la generación que sobrevivió a la guerra, la mejor novela alemana de este siglo. Con Años de perro (1963; Alfaguara, 1978) y El gato y el ratón (1961; Alfaguara, 1979) compone la famosa «Trilogía de Dánzig», que le dio renombre universal. Otra de las grandes novelas que cimentaron su fama es El rodaballo (1977; Alfaguara, 1980), en donde el mito se hace realidad. Es cuento largo (1995; Alfaguara, 1997) es un demoledor libro sobre la unificación alemana por cuya traducción Miguel Sáenz obtuvo el Premio Aristeion de Traducción 1998. Más ensayos que novelas son sus obras Mi siglo (Alfaguara, 1999), que refleja toda la sabiduría humana de un escritor espléndidamente maduro, y Del diario de un caracol (1972; Alfaguara, 2001), donde traza sus preocupaciones y reflexiones sobre el progreso y la comunicación entre generaciones. Aparte de ser laureado con el premio en Nobel en 1999, recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras ese mismo año.

1 Comment

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.