PUBLICIDAD

Hot Rod: Operación Rescate reparando autos salvando piezas

Billy Derian y Steve Reck tienen un taller de reparaciones al sur de California y son los protagonistas de está serie que podremos ver desde el dos de septiembre por el canal Discovery

HOT-ROD-Discovery-MGHOT ROD: OPERACIÓN RESCATE es la serie en la que este equipo de trabajo aparte de reparar autos, se dedican a salvar piezas valiosas de la historia de los Estados Unidos.

Aunque Billy y Steve no estén siempre de acuerdo, cada uno confía en las fortalezas del otro. Billy tiene ambiciosos planes para transformar a Da Rod Shop en el taller más importante del país. Es un auténtico emprendedor que lo intentó todo, incluso estuvo al frente de una pequeña empresa productora de espectáculos, pero su máxima pasión son los automóviles. Por su parte, Steve es un genio de la mecánica y puede reparar literalmente todo lo que circule sobre ruedas. Le gusta trabajar a su ritmo y no tiene ningún problema en hacer grandes favores a sus amigos.

El equipo

Billy Jr. -el novato- es hijo de Billy, tiene 20 años. Aunque creció rodeado de automóviles viejos, su padre lo tiene a prueba como mecánico aprendiz y lo somete a permanentes desafíos.

Jeff -el apuesto- es de esos hombres que nunca sale de casa sin un peine y un espejo en el bolsillo. Es un gran mecánico pero más le importa su apariencia y tener citas con bonitas mujeres.

Mike -el maestro- es jefe de mecánicos y reconocido por enseñarle a los demás todo lo que hace falta saber para reparar cualquier automóvil.

Y por último, Art es el experto en suspensión. Aprovecha su baja estatura para finalizar trabajos en sitios complicados y en la mitad del tiempo que le llevaría a una persona más alta. Art vive cerca de Hollywood y su otra pasión, además de los automóviles, es la actuación.

Desde arreglos de pintura personalizados y meticulosos hasta las más radicales restauraciones, el costo de cada trabajo puede ser de unos cientos de dólares o trepar hasta cifras sorprendentes. Pero cuando estos héroes de los hot rods finalizan sus obras de arte, cada vehículo restaurado se vuelve invaluable, recuperando su belleza histórica y provocando lágrimas en los hombres más rudos al verlos salir del taller.